Según información recopilada mediante las narraciones de las personas de mayor edad que habitan esta isla  y utilizando la historia oral,  algunas personas han logrado reconstruir  parte de la historia de estas poblaciones que habitan esta isla.  Por este método ha sido posible  conocer la procedencia de los pobladores contemporáneos, los cuales provienen de lugares circunvecinos a la isla y, que al parecer cuentan los  abuelos que nacieron en la isla o que llegaron a estas tierras, que los primeros pobladores eran personas provenientes de San Martín de Nicoya y lugares aledaños.     Como ya se ha mencionado las actividades agrícolas en décadas anteriores consistió en el cultivo de la tierra; los principales productos  agrícolas que sembraban eran arroz, frijoles y maíz.  Asimismo, las salinas era otra fuente de empleo que daba trabajo a muchos isleños.  La  ganadería extensiva también se dio en esta isla, con los inconvenientes propios de esta actividad, es decir, poca mano de obra y un uso irracional de la tierra, sin embargo, esto fue lo característico en toda la Península y también en la provincia de Guanacaste; la actividad pesquera era  complementaria y ayudaba mucho a la manutención de las familias chireñas.       La Población era muy dispersa, existían unas cuantas casas con distancias bastante considerables una de la otra. Poco a poco estos primeros  pobladores de la isla se fueron asentando progresivamente hasta formar algunas comunidades con ranchos o casas; los pueblos se fundaban en  muy cerca del mar, ejemplo de esto son las comunidades de Bocana, Motero, San Antonio y Palito, Lagartero y Lagarterito, todas tienen en común el estar a orillas del mar.     Estos inmigrantes llegaban aquí, unos en busca de tierras para trabajar en Salinas y otros solamente en busca de trabajo pero, muchos de ellos se casaron aquí   y formaron sus familias haciendo crecer la población.  Se trasladaban en botes de remo y de vela a realizar las compras de  productos básicos a lugares como: Puntarenas, Manzanillo, San Pablo, Jicaral, Nandayure, Colorado   de Abangares.      Para la atención médica tenían que trasladarse a la clínica San Rafael ubicada en Puntarenas.  Las mujeres acostumbraban tener a sus hijos  en sus casas con ayuda de una partera que en algunos se dieron casos de muerte de la madre o de niño y en ocasiones de ambos por  presentarse complicaciones que no podían enfrentar o curar con las medicinas caseras. En la década de los 80 se le brinda a la Isla el servicio de electrificación extendiéndose desde la desembocadura del río Tempisque por vía  submarina, siendo esto de irrelevancia histórica por ser la primer vez que Instituto Costarricense de Electricidad realizaba un trabajo de esa  envergadura.Según narran los mismos pobladores, ese día fue un día de fiesta para toda la comunidad chireña, hasta algunos tomaron algunos  traguitos en celebración Las principales actividades económicas eran la explotación de madera y las salinas, la pesca todavía no existía como  actividad económica solo como medio de subsistencia y es hasta años mas tarde que se inicia con fines comerciales; esta actividad se llevaba a  cabo utilizando pequeños botes que luego fueron sustituidos por embarcaciones de fibra con motores fuera de borda, la pesca que se realizaba al igual que en la actualidad era de tipo artesanal.  El agua se obtenía de pequeños pozos artesanales, ya que a pesar del tamaño de la isla, no hay en ella ríos ni quebradas ni mantos de agua en  forma permanente; en épocas de invierno hay quebradas que soporten el verano.  La comunidad obtiene el agua por medio de pozos artesanales que se construían muy cerca de las viviendas.   A partir del año 2000 se logró construcción de un acueducto, cual es por medio de pozos  perforados en tierra firme fuera de la isla, aunque al parecer de menos calidad que el agua subterránea que se obtiene de los pozos artesanales  que existieron a lo largo y ancho de la isla.