Reseña histórica de las instituciones educativas de Isla Chira En Chira se fundó la primera escuela en el año 1926, esta escuela está ubicada en el pueblo de San Antonio que fue durante muchos años el polo de desarrollo de la isla; al ser este pueblo el centro de la isla es entendible que esta primer escuela se construyera en este poblado y también que lleve el nombre de la isla,   Escuela Isla de  Chira, la cual  cumple en los próximos meses 81 años de su fundación, posteriormente se creo la  Escuela Bocana en el año 1958 y por último la Escuela Montero y Palito ubicada en la parte oeste de la Isla. Esta isla está ubicada en el treceavo distrito del cantón central de Puntarenas, puesto que  se convirtió en distrito a partir del año 1998; pertenece al Circuito Escolar 03 de Judas de Chomes.  El liceo se fundó en el año 1996 y, precisamente en el mes de mayo del presente año se celebró el X  Aniversario. Este colegio se convierte en la cuarta institución educativa de la isla, el mismo era una necesidad ya que anteriormente los jóvenes que  terminaban la primaria y si querían seguir estudiando, tenían que viajar hasta Colorado de Abangares para asistir al colegio, lo que ocasionaba un gran riesgo y mucha pérdida de lecciones debido a las inclemencias del tiempo.  Para el año en mención se abrió con una población de casi los  100 estudiantes de todas las edades, esto por cuanto se logró motivar a los jóvenes  para que asistieran a clases. En esta primera década este colegio ha graduado a muchos jóvenes, sin embargo, no  todos han continuado con estudios secundarios, pareciera ser que el peso de la  herencia cultural es demasiado fuerte, podría decirse que la vida tranquila que llevan  los isleños los ata a su terruño y de ahí que son muy pocos los jóvenes que salen de  Chira para trabajar o estudiar, ya que el mar les sigue dando el sustento a esta  comunidad de pescadores.  Localización: el colegio se ubica en el pueblo de Jícaro, cuenta con un terreno de  7.000 metros cuadrados aproximadamente pero, lamentablemente gran parte del  terreno no es apto para la construcción, pues son terrenos limítrofes con estuarios y  manglares, y por tanto, son terrenos no actos para construir, por lo que este es un  problema serio que tiene el colegio, debido a que para construir más aulas deberán ser rellenados con material de lastre, de lo contrario las aulas se inundarán.